Pilares de la gestión de gobierno

Desarrollo Productivo y Trabajo

El DESARROLLO PRODUCTIVO será clave en nuestro gobierno. La generación de riqueza debe traducirse en una mejor calidad de vida de cada santafesino y santafesina y esto no es posible sin un modelo que promueva la creación de empleos genuinos, allí estarán nuestras obsesiones.

En estos últimos años se ha perdido esa vocación productiva que siempre caracterizó a nuestra provincia. Es imprescindible retomar este camino para poder dar el salto que va del crecimiento al desarrollo.

Santa Fe es la tercera economía del país. La fertilidad de sus tierras, la producción agropecuaria, el entramado agroindustrial, la cuenca lechera, los polos industriales, el comercio, el puerto y el sector de servicios de las grandes urbes componen una estructura compleja que reafirma la riqueza de nuestro territorio. Esta diversidad de recursos, con una gestión capaz de convocar al diálogo de todos los agentes económicos, permitirá a la provincia tener un perfil productivo sólido que resguarde a sus habitantes de una coyuntura nacional desfavorable.

Por ello, necesitamos políticas públicas que apuntalen a la mediana y pequeña empresa, favorezcan la generación de empleo, sostengan y promuevan las cooperativas y mutuales, y las nuevas formas en que se manifiesta la economía popular.

La defensa de nuestra industria local es prioritaria, tanto con créditos accesibles y tarifas competitivas como con el impulso de la innovación tecnológica. Debemos agregar valor a nuestra producción primaria y, asimismo, fomentar la generación de energías renovables con el fin de no alterar nuestra biodiversidad.

Una economía productiva y sustentable al servicio de los hombres y mujeres de Santa Fe para su realización personal, familiar y comunitaria, con la generación de trabajo digno en el centro de las preocupaciones, ese es el modelo que vamos a construir.

Seguridad Ciudadana

Si bien el problema de la seguridad y el delito no escapa a una dinámica nacional, en nuestra provincia la crítica situación que vivimos obedece a una suma de errores, omisiones y complicidades por parte de gobiernos más preocupados por la comunicación que por la gestión. En ese sentido, la falta de conducción política y control eficaz de la policía de la provincia ha profundizado el desprestigio de esta fuerza para los santafesinos y santafesinas.

Desde Encuentro por Santa Fe creemos que la SEGURIDAD ciudadana es un bien común esencial y no simplemente ausencia de delitos. Un bien que se vincula naturalmente con la inclusión social y no se reduce a promover más policías o modificar el sistema de enjuiciamiento penal. El abordaje de este problema debe hacerse con una planificación que abarque políticas de prevención, de investigación, de sanción, de rehabilitación, como también de acompañamiento a las víctimas.

Solo con liderazgo político que demuestre ejemplaridad podremos construir una policía al servicio de la comunidad. Necesitamos una policía mucho más profesionalizada, ordenada y actuando bajo directrices elaboradas por funcionarios idóneos.

De igual modo, abordar el drama del narcotráfico no es sólo detención y enjuiciamiento de los que se dedican a la producción, distribución y comercialización de drogas ilegales, sino también la investigación y sanción de los que se dedican al lavado de activos para que ese dinero en negro reingrese al mercado de capitales. Se debe trazar una linea infranqueable entre la criminalidad y los funcionarios policiales y de todos los niveles del Estado.

Además, creemos que el fenómeno requiere una mirada integral que complemente las tareas de seguridad con políticas sociales, sanitarias, educativas y laborales. Abordando las situaciones de adicciones y consumos problemáticos de sustancias, con políticas públicas que permitan mostrar la posibilidad de construir un proyecto de vida a partir de la inclusión en la comunidad.

Bajo nuestro gobierno, el Estado hará foco en estructurar el trabajo y la contención para resolver el problema de la seguridad de raíz.

Educación

El sistema educativo argentino, entendido como conjunto organizado de servicios y acciones educativas reguladas por el Estado que posibilitan el ejercicio del derecho a la EDUCACIÓN, representa un entramado que ha venido dando respuestas variables a las demandas crecientes a lo largo de la historia.

La Ley 26.206 aprobada por el Congreso de la Nación en el año 2006, por la que actualmente se rige la educación, fue un gran salto hacia adelante al reglamentar acerca de los problemas de fragmentación y desigualdad que afectaban al sistema educativo estructurado por la anterior Ley. En tal sentido, consideramos que debe haber una propuesta superadora en la gestión provincial, que perfeccione las virtudes del modelo nacional y corrija sus deficiencias.

Los indicadores actuales se contraponen con el modelo de educación universal, gratuito y de calidad que permitió una movilidad social sin precedentes en la historia de América Latina. Claro que no se trata de repetir viejas fórmulas sino de dar respuestas a las demandas del presente, contemplando la participación de las organizaciones de la comunidad en el proceso educativo.

Debe centrarse en conceptos como los principios de igualdad y calidad de la educación, atendiendo temas claves de nuestro tiempo como la comunicación audiovisual y la tecnología de la información, la educación a distancia y la rural, la educación inclusiva integradora destinada a personas con discapacidad, la modalidad de la educación no formal, la educación sexual, la violencia en todas sus manifestaciones, el cuidado de la naturaleza y el ambiente, la orientación laboral o profesional al término de la escolaridad obligatoria relacionada con el mundo del trabajo, la ciencia y la tecnología.

Consideramos que el proceso educativo es, en la actualidad, algo mucho más complejo, dinámico y superador que las posibilidades que puede brindar por sí sola la unidad escolar: un proceso educativo implica reconocer los saberes, reconstruir nuestro patrimonio cultural y ambiental, participar mediante el conocimiento del mundo científico y tecnológico, relacionarnos y escucharnos de manera solidaria, y reencontrarnos con valores como la solidaridad, la equidad y la honestidad.

En definitiva, la educación es determinante en la construcción de ciudadanía para transformar al mundo en un lugar de paz y justicia y esa convicción será el fundamento del próximo gobierno santafesino. Haremos realidad en nuestra provincia el presupuesto de la educación como derecho humano esencial para el desarrollo armónico del sujeto y de la comunidad. Esta es una misión indelegable del Estado y así lo garantizaremos.