Precandidata a Gobernadora

Rosarina y arquitecta. Apasionada por enseñar y aprender, me dedico a la docencia universitaria en la Facultad de Arquitectura (UNR) desde mediados de la década del 80. A inicios de los noventa también ejercí como Secretaria de Investigación y Asistencia Técnica de aquella Facultad.

Mis primeros pasos en la función pública fueron como Directora de Servicio Público de la Vivienda en la Municipalidad de Rosario y, más tarde, como Directora de Infraestructura Escolar del gobierno provincial.

En 2003, fui la primera vicegobernadora electa en Santa Fe. Allí formé parte de un gobierno que promovió la inversión pública, el fortalecimiento institucional y el desarrollo económico.

Luego, en 2007, asumí como concejala por Rosario, cargo que me permitió acompañar la sanción de una ordenanza, la 6492, orientada a impedir la especulación inmobiliaria, la privatización del espacio público y las desigualdades sociales del modelo urbano.

Siempre desde el peronismo, en 2011, tuve el enorme privilegio de encabezar la lista de diputados/as provinciales y obtener más del cincuenta por ciento de los votos santafesinos, superando incluso al gobernador electo. Guardo desde aquel momento una deuda de gratitud con la gente de Santa Fe.

Los años siguientes, por fuera de la legislatura y el gobierno, me encontraron generando proyectos de desarrollo urbano y seguridad ciudadana.

Y así llegamos al año pasado, cuando convocamos a un gran frente político y a una verdadera unidad popular que privilegien, por sobre todas las cosas, el trabajo y la producción, la seguridad y el cuidado de la niñez y la adolescencia.

Un espacio abierto a quienes, con o sin partido, compartan tres ideas como bandera común: justicia social, desarrollo económico y ejemplaridad política.